Ballroom in Mars

Information

This article was written on 23 sep 2013, and is filled under Ciencia, Entrevistas.

Current post is tagged

, , ,

“El Gran Colisionador de Hadrones puede darnos la respuesta sobre la existencia de otras dimensiones”

Desde su posición como jefe del Departamento de Física del CERN y del Comité Europeo Restringido para Futuros Aceleradores, hay pocas voces más autorizadas que la de Philippe Bloch para hablar del experimento en el que se posan todas las miradas de la comunidad científica: el Gran Colisionador de Hadrones (LHC en su abreviatura inglesa).

 

Philippe Bloch

Philippe Bloch

Publico esta entrevista en el blog, coincidiendo con la publicación de “Odisea en el zeptoespacio” (Jot Down Books), un ensayo de divulgación científica en el que Gian Francesco Giudice, físico del CERN, nos adentra en uno de los debates intelectuales más interesantes de este siglo. Estoy segura de que Carl Sagan, desde su posición extradimensional, saluda este proyecto editorial con una gran sonrisa.

 

"Odisea en el zeptoespacio", de Gian Francesco Giudice

“Odisea en el zeptoespacio”, de Gian Francesco Giudice

Para los neófitos en la materia, ¿puedes recordarnos qué es el bosón de Higgs?

En física de partículas trabajamos con un modelo para describir la naturaleza al que llamamos Modelo Estándar. Pero éste falla en algo muy importante, la explicación de por qué las partículas elementales tienen masa. Hace cincuenta años, tres físicos teóricos (Englert, Brout y Higgs) propusieron una teoría al respecto. Para corroborarla era necesario demostrar la existencia del bosón de Higgs, que es la partícula que se supone que dota de masa al resto.

 

El CERN anunció hace un año la observación de una partícula consistente con la hipótesis de Higgs ¿Qué nuevos hallazgos se han producido desde entonces?

Cuando se anunció el descubrimiento solo se habían analizando el 40% de los datos recogidos. Desde entonces hemos estudiado más información y tenemos un “retrato robot” mucho más preciso de las propiedades y características de esta  partícula. Hemos hecho un gran progreso.

 

¿Cuándo se podrá confirmar su existencia al 100%?

En ciencia no existe el 100%, pero creo que en diez o quince años conoceremos casi en su totalidad las propiedades de esta partícula. Contamos ahora con un programa que garantiza la continuidad de esta investigación hasta 2030.

 

Muchas personas se preguntan si el LHC tiene algún tipo de aplicación práctica para la sociedad.

Actualmente no vislumbramos ninguna aplicación directa para el bosón de Higgs. Sin embargo, gran parte de la tecnología desarrollada para la construcción del LHC tiene aplicaciones indirectas. El mejor ejemplo lo encontramos en el campo médico. En el mundo hay 15.000 aceleradores, y la mayoría de ellos se utilizan en hospitales. La Tomografía por Emisión de Positrones (PET) [una prueba que permite diagnosticar y evaluar tumores] fue inventada por físicos nucleares y de partículas, y funciona con los mismos principios del LHC solo que con una energía diferente. También las terapias hadrónicas para el tratamiento de tumores cancerígenos, que tienen la ventaja de que la deposición de energía de protones se realiza con precisión y apenas daña células sanas. Se calcula que el 10% de los cánceres podrían tratarse con protonterapia, pero es una técnica muy cara, por lo que en Europa solo cuatro hospitales cuentan con ella.

 

¿Puedes darnos algún ejemplo de transferencia de tecnología entre el CERN y el tejido productivo español?

Hay bastantes, pero destacaría el proyecto de computación Grid que lleva a cabo el Instituto de Física Corpuscular de Valencia (IFIC). El Grid es un conjunto de tecnologías que permiten el acceso de usuarios de la red a recursos informáticos distribuidos geográficamente. Este tipo de computación, que proporciona una enorme velocidad de procesamiento y potencia de cálculo, está basada en los fundamentos de la web por parte del CERN, y a su vez ha resultado muy importante para los experimentos con el bosón de Higgs. Los datos obtenidos en el LHC han podido analizarse gracias a esta distribución de cálculos en laboratorios de todo el mundo. Ha sido necesario el equivalente a 200.000 ordenadores personales.

 

El LHC parece un raro ejemplo de carrera científica sin competición.

Lo verdaderamente apasionante del CERN es su carácter colaborativo y abierto. Tenemos una política de publicación gratuita de resultados para diseminar el conocimiento y que lo pueda utilizar cualquiera.

 

La crisis ha resentido la inversión pública española en investigación básica ¿Cómo interpretas este hecho?

Toda investigación básica redunda a medio o largo plazo de la vida de los ciudadanos. Es la clave del progreso. Pero los gobiernos tienen que entender que no sabemos nunca qué vamos a encontrar al final. Cuando Einstein presentó la teoría de la relatividad no sabía que los satélites acabarían utilizando sus ecuaciones de la gravitación para la localización por GPS. El CERN y los institutos que colaboran con nosotros ponemos mucho interés en buscar campos de aplicación para los logros en investigación básica.

 

¿Podremos conocer algún día el origen el Universo?

Nosotros no intentamos descubrir el origen del Universo, sino entender cuál ha sido su evolución. Nuestro modelo parte de una variable t=0, que es cuando ya se ha producido el “Big-Bang”. No podemos obtener información anterior a ese momento, porque al principio de los tiempos el Universo era muy opaco. Nuestro interés se centra en entender las leyes que gobiernan la naturaleza y las partículas de las que está formada. No entramos en el origen ni en Dios, que es cosa de la metafísica.

 

¿Han recibido alguna vez presión por parte de la Iglesia?

No, de hecho es frecuente que nos visiten en el CERN líderes religiosos –no solo católicos, sino también islamistas, budistas, judíos ortodoxos o metodistas-, y nuestra relación con ellos es muy natural. Para ellos es muy interesante lo que hacemos aquí, y además hay bastantes científicos entre la comunidad católica. Cuentan que durante su visita al CERN, el Papa Juan Pablo II dijo: “Investigad lo que queráis, pero dejad en paz al origen del Universo, que ése es mi negociado” (ríe).

 

¿Se alberga la esperanza de que los experimentos del CERN puedan “arrojar luz” sobre la materia oscura?

Una parte del proyecto del LHC se orienta a buscar el bosón de Higgs, pero existe otra, incluso más grande, que pretende descubrir aspectos de la física no previstos por el Modelo Estándar. Uno de ellos es la materia oscura. Tenemos la esperanza de que alguno de los datos producidos en el LHC nos indiquen su existencia.

 

¿Qué otras teorías fuera del Modelo Estándar podrían encontrar respuesta?

En la naturaleza hay cuatro fuerzas: la fuerte, la débil, la nuclear y la gravitatoria. Hemos sido capaces de unificar las tres primeras bajo el Modelo Estándar, pero no así la gravitatoria, que paradójicamente es la más simple y la que conocemos hace más tiempo (desde la famosa manzana de Newton). El LHC nos pone ante una frontera de un nuevo marco conceptual en el que cabrían teorías como la de la supersimetría o la teoría de Kaluza-Klein.

Supersimetría y universos paralelos

Supersimetría y universos paralelos

 

¿Es descartable que se pueda viajar en el tiempo?

Nosotros conocemos cuatro dimensiones, pero hay modelos que predicen la existencia de una quinta y e incluso una sexta. Estos modelos predicen partículas que pueden encontrarse en el LHC. Tenemos mucho trabajo por delante.

 



Deja un comentario


4 × = treinta seis